Opinión | 2015 año del cifrado

Queremos compartir una visión muy interesante sobre la situación y los próximos pasos en materia de cifrado, con la pluma de un especialista.

NextVision posee una amplia experiencia en soluciones de cifrado de datos a nivel corporativo, y entre las soluciones más destacadas se encuentra Symantec Encryption en sus distintas versiones: Endpoint Encryption, Endpoint Encryption Device Control, Endpoint Encryption Full Disk Edition, Endpoint Encryption Removable Storage Edition


¿Por qué 2015 será el año del cifrado?

Por Andrew Crocker y Jeremy Gillula, Electronic Frontier Foundation (@AGCrocker)

Durante una visita a Silicon Valley, el presidente Obama se describió a sí mismo como “un firme creyente en el strong encryption“. Algunos lo han criticado por equivocar el concepto, pero como nos consideramos “fuertes creyentes”, vamos a aceptar su declaración. Obama no es el único; todo el mundo habla del cifrado, desde activistas e ingenieros, hasta los organismos públicos encargados de la seguridad cibernética.

En el pasado, el uso del cifrado para proteger archivos y la comunicación solía ser solo posible para usuarios técnicamente sofisticados. Llevó un tiempo que la industria de la tecnología y la comunidad de código abierto mejoren sus esfuerzos para cumplir con la convocatoria de un cifrado generalizado y utilizable, pero hoy las piezas están en su lugar para que el 2015 sea el punto de inflexión.

Hace poco, Apple y Google anunciaron que las nuevas versiones de iOS y Android cifrarían el almacenamiento local de los dispositivos móviles de forma predeterminada, y que el 2015 será el año en el que este cambio realmente se afiance.

Si un teléfono móvil está ejecutando iOS 8 o Android Lollipop 5.0, las fotos, los mails y toda la información almacenada en el dispositivo está segura de forma automática contra quien quiera investigarlo en el caso que lo encuentre. Pero lo que es aún más importante, es que ni las propias empresas pueden descifrar estos dispositivos, un punto esencial para la protección contra hackers, ya que poseen conocimiento y herramientas para explorar los móviles de otras maneras.

Claro que la protección de estos sistemas operativos actualizados se basa en la adopción del usuario, ya sea mediante la actualización de un dispositivo antiguo o mediante la compra de uno nuevo con el nuevo sistema operativo preinstalado, o a traves de politicas corporativas frente el BYOD (“bring your own device”).

Sin embargo, basados en tendencias de adopción pasadas, una mayoría de usuarios de teléfonos celulares serán finalmente quienes ejecuten uno de estos dos sistemas operativos a finales de 2015. Tal como escribió la Corte Suprema de USA el año pasado, los teléfonos celulares “ocupan un lugar dominante en la vida moderna”. El mundo es MUY diferente cuando la mayoría de esos teléfonos están encriptados por defecto/de forma predeterminada.

Hay dos desarrollos más que involucran al cifrado y que podrían no ser la noticia de este año, pero son igual de importantes como las iniciativas de Apple y Google, si no más.

En primer lugar, el protocolo HTTP/2, diseñado para reemplazar al viejo/antiguo protocolo HTTP (Hyper-Text Transfer Protocol), que desde hace casi dos décadas ha especificado cómo los navegadores y servidores web se comunican entre sí. HTTP/2 ofrece varias mejoras modernas en comparación al protocolo que fue diseñado cuando el dial-up era el que dominaba el mercado, incluyendo la compresión, las transferencias de datos multiplexados, y la capacidad de los servidores para empujar preventivamente el contenido a los navegadores.

Originalmente, el protocolo HTTP/2 fue también diseñado para operar exclusivamente a través de conexiones cifradas, con la esperanza de que esto lograría el cifrado de toda la web. Desafortunadamente, ese requisito se diluyó durante el proceso de elaboración de normas, y el cifrado se consideró opcional.

A pesar de esto, Mozilla y Google han prometido que sus navegadores sólo soportarán conexiones encriptadas/cifradas HTTP/2, lo que significa que si los operadores de sitios web quieren sacar ventaja de todas las mejoras de rendimiento que el protocolo HTTP/2 tiene para ofrecer, tendrán que usar el cifrado para lograrlo o de lo contrario se arriesgarán a perder una gran parte de su público. El resultado neto será sin duda alguna mayor tráfico web cifrado de forma predeterminada.

Pero como todo administrador de sistemas puede asegurar, la creación de un sitio web que soporte correctamente el cifrado puede ser una gran molestia. Esto ocurre porque para ofrecer conexiones seguras, los sitios web deben configurar correctamente “certificados” firmados por terceros de confianza/terceras partes confiables, o Autoridades Certificantes. La obtención de un certificado puede ser complicada y costosa, y este es uno de los mayores problemas para el uso predeterminado de HTTPS (y HTTP/2 cifrados) por los sitios web.

Por supuesto que habrá otros desarrollos a lo largo de este año de cifrado.

Por último, seríamos acusados de ingenuos si no reconociéramos que a pesar del apoyo ostensible del presidente Obama, otros funcionarios y organismos de  seguridad aún continúan pidiendo por un “debate” sobre el equilibrio entre el cifrado y el acceso legal. Estamos seguros de que a la luz de los avances técnicos como los que hemos descripto, todo será cada vez más interesante.